el-amplio-abanico-de-harinas-1920

Cuando hablamos de harina en España es no difícil no pensar que sea de trigo. Sin embargo, en los últimos años se han ido conociendo harinas menos comunes que aportan nuevos sabores, texturas y matices.

Harinas de cereales

  • De centeno. También muy conocido ya que es habitual en los panes más oscuros. Suele utilizarse mezclada con la de trigo en nuestro país y es muy popular en los panes del norte de Europa, sobre todo de los países escandinavos. Son panes de miga muy densa, muy nutritivos y que se conservan muy bien.
  • De cebada. Este cereal se usa en los panes integrales siendo pobre en gluten.
  • De avena. De sabor muy suave es muy recomendable para elaborar repostería: galletas, magdalenas… Pero no tanto para panadería.
  • De arroz. Es la estrella en Asia presente en sus fideos, mochis y las tempuras. Es una harina frecuente en los elaborados para celiacos. Tiene poca cantidad de proteína y alto contenido en almidón por lo que no es muy apta para la panadería, sino para espesar salsas y hacer rebozados.
  • Kamut. Se trata de una variedad del trigo de las más antiguas que se conocen. Destaca por su mayor contenido en proteínas y fibra.
  • De espelta. Tiene un gluten particular que hace que sea más difícil de trabajo, pero resulte mucho más digestiva.
  • De tritordeum. De reciente creación se obtiene del cruce entre trigo común y un tipo de cebada chilena. Su color es amarillento, tiene alto contenido en luteína y menor cantidad de gluten.
  • De tapioca. O de yuca que es lo mismo. No tiene gluten y es una harina de poco sabor muy típica de la gastronomía latinoamericana.
  • De maíz. También muy común en Latinoamérica para la elaboración de tortitas y arepas, así como para espesar las salsas.

Harinas de pseudocereal

  • De trigo sarraceno o alforfón. Se utiliza mucho en Asia y en algunos países del Este de Europa. No contiene gluten, no sube mucho y se emplea para hacer pasta, panes bajos o tortitas.
  • De quinoa. Una harina que se puede utilizar para todo tipo de comidas. No obstante, al no tener gluten su elasticidad es peor si se compara con el trigo.
  • De legumbres. Son las grandes aliadas de los celiacos y los veganos.
  • De garbanzo. Muy común en la India. En España no se usa mucho en panes y dulces, pero sí en los rebozados.
  • De lentejas. Más suave de sabor que la de garbanzos y más digerible.
  • De guisantes. Tiene un alto contenido en proteínas y sin gluten.

Otras harinas

  • De lino o de linaza. Al tener un alto contenido en fibra es ideal para añadir en yogures o la leche y también en alimentos salados como purés o zumos.
  • De almendra. Una opción muy saludable para la elaboración de dulces y panes.
  • De castañas. Da un sabor sorprendente a las elaboraciones.

Fuente: www.alimente.elconfidencial.com