Aunque el mercado del pan artesano sigue en aumento, no todo lo que se vende como artesanal lo es. Es muy importante reconocer las características de un pan hecho artesanalmente para diferenciarlo del industrial. Estos son los aspectos básicos:

No tiene una forma perfecta

En una panadería artesana cada pieza se realiza de forma única por el panadero por lo que ningún pan es igual a otro. Los industriales sí porque son hechos a máquina.

Desconfía de la miga muy blanca

Eso significa que el pan fue elaborado con una harina muy refinada y poco saludable porque se pierden gran parte de los nutrientes.

Debe durar fresco unos días

Cuando el pan está duro y reseco es que es industrial y no artesano.

Tiene más peso

Puede parecer que un pan pesado es difícil de digerir, pero, todo lo contrario. Si el pan es natural y artesano pesará el triple.

La corteza es crujiente

Además, suele ser de color pardo y más gruesa que la del pan industrial. De esta forma aguantará durante más tiempo el pan fresco.

Tiene olor y sabor característico

El buen pan sabe a campo y varía por su aroma de masa madre. Sin embargo, el pan industrial siempre sabrá igual.

Proporciona una buena digestión

El estómago es sabio y distinguirá el pan hecho de manera natural con masa madre, fermentación lenta y buenas harinas. Asimismo, el pan artesano aporta todas sus propiedades nutricionales, sin grasas y con un bajo índice glucémico.

Por lo tanto, hay que dejar atrás el falso mito de que el pan engorda ya que en cantidades moderadas es un alimento saludable y necesario en toda dieta equilibrada.

Fuente: EL MUNDO

En Panadería Cuatro Caminos hacemos envíos de pan artesano y el resto de nuestros productos.